miércoles, 30 de julio de 2014

MUY GRAVE EL PROBLEMA AMBIENTAL, DICE TODO EL MUNDO

PERO TODOS CONSPIRAN CONTRA EL,  POR ACCIÓN  O  POR OMISIÓN:



Por: Guillermo Cardona Moreno.

El  Estado Nacional

·        En medio de  la gravedad del  problema con sus múltiples manifestaciones de sequías, municipios sin agua, animales y humanos muriendo de sed el Estado y la sociedad sigue impávidos, como si nada pasara, no existen planes estratégicos ambientales, salvo medidas puntuales de emergencia;

·        el Gobierno establece cinco “locomotoras”  en su Plan de Desarrollo pero   ninguna en función del ambiente,  por el contrario la minero-energética es un grave atentado;

·        cuando el Gobierno presenta el Presupuesto para el año 2015 por cerca de 216 billones de pesos y en medio del drama nacional ambiental no introduce recursos ni programas que se correspondan, ni declara la emergencia ambiental;

·        Cuando no adopta una política nacional de población que redistribuya población en el territorio en torno a anillos  ambientales y alimentarios y por el contrario  permite que los POTs  y EOTs sigan concentrando población en áreas urbanas  tradicionales para satisfacer a los hipermercados con grandes masas de consumidores, sin viabilidad futura  en el suministro de agua y comida avanzando impávidos hacia el desastre;

·        Cuando sus entidades naciones como el Ministerio del Ambiente o las  CAR parecen más  agencias para habilitar al  gran capital en sus avaricia de explotación de los recursos naturales que para proteger el ambiente; 

·        el Ejecutivo Nacional y a los organismos de control que no adoptan ni aplican medidas radicales para controlar la emisión  de carbono ni contra la potrerizaciòn y quema incontrolada de los potreros ni contra la deforestación y quema de la Amazonía y de la Región Pacífica ni contra la quema de basuras en barrios, poblados y veredas;

·        Al Gobierno Nacional y organismos de control y el Congreso que no adoptan medidas de fondo contra la arborización con plantas exóticas a nuestro ambiente;

·        que antes que  controlar, fomenta  los monocultivos;

Los organismos de control
·        Que no aplican con rigor las pocas normas que existen para controlar la tala o la quema o la contaminación de aguas  por parte de la minero-energía,  tal vez porque en su mayor parte afectan grandes intereses económicos;

·        tampoco controlan la descontaminación de las aguas residuales de los municipios no obstante existir normas  que lo establecen;

·        o no controlan la quema irracional de cañaduzales como los del Valle del Cauca o de los potreros, tal  vez porque también afecta grandes  intereses económicos no obstante existir normas que pueden aplicar.

El  Estado departamental y municipal:

·        Cuando sigue estimulando POTs y EOTs  en sus departamentos y municipios concentrando población en áreas urbanas tradicionales sin viabilidad ambiental, respondiendo a intereses de los especuladores locales con el precio de la tierra,  de los urbanizadores  y de los grandes hipermercados.

·        cuando son “ciegos, sordos y mudos”  frente al problema, sin destinar recursos económicos ni institucionales para apoyar  la construcción  de muchas pequeñas represas rurales y tanques urbanos, y planes de reforestación que conserven las aguas lluvias para las épocas de intensa sequía;

·        cuando ejecutan los recursos con destino ambiental  por contratación directa con sus amigos para pagar favores y/o repartirse el recurso ignorando a las comunidades y a la población con sincero interés de lograr la mayor eficiencia e impacto en la inversión;

·        cuando siguen gastando sus recursos de libre inversión y muchos gestionados, en obras  de arena y cemento en zonas urbanas y rurales que muy pronto quedarán despobladas por la falta de agua y de comida, como en efecto hoy sucede con muchas regiones de la zona andina o del Caribe por falta de planificación estratégica con eje central en la sostenibilidad ambiental;

·        cuando los políticos y gobernantes locales siguen actuando sobre  los presupuestos como botín de enriquecimiento ilícito a través de la contratación directa ignorante y pisoteando los grandes intereses presentes y futuros de su población como en efecto es el ambiente  y la  transparencia en la gestión pública.


El Congreso de la República

·        que lejos de ser un Congreso admirable como se llamó
Al convocado en 1828 por Simón Bolívar, es un Congreso miserable que no obstante los mil de dedos acusadores desde diferentes aristas, no se inmuta y ni siquiera asisten a las sesiones o escasamente lo hacen por pocas horas dos días a la semana;

·        que en más del ochenta por ciento de los elegidos  acceden al poder  con votos o comprados o sobornados  lo que  constituyen una de las más oscuras vergüenzas para la democracia;

·        que siguen legislando en función de intereses particulares pero muy poco de los intereses presentes y futuros de la Nación o acaso existe o ha existido un debate de  fondo  sobre el grave problema ambiental,  por ejemplo? O de  la corrupción? . Un Congreso que está muy lejos de convocar a la Nación en la perspectiva de un futuro colectivo digno y de bienestar para todos en torno a ejes como el ambiente, la biodiversidad, la ética y la democracia.


La academia y las  universidades

·        Quienes  ensimismadas en la repetición de viejos textos en nombre de la educación,  perdieron su capacidad de construcción de conocimiento y de sociedad pues su principal interés es la construcción de edificios concibiendo  a la educación como buen negocio o simple forma de ocupación laboral pero muy lejos de construcción de futuro colectivo para toda la sociedad.


Los sindicatos

·        A quienes angustiosamente planteamos el tema ambiental en una de sus reuniones con la ilusión de tener eco, pero dijeron que por el  momento estaban interesados en negociar sus nimiedades gremiales  y en ver el partido de futbol entre Alemania y Brasil  en el marco del pasado mundial.


Algunas  organizaciones de izquierda

·        A  quienes  angustiosamente también planteamos el tema en una de sus reuniones de unidad nacional pero algun@s de sus “jef@s”,  mirando por encima de sus lentes me observaron extrañamente como diciendo y Este en que  reunión cree que está  pues aquí se está deliberando sobre los grandes temas de la “paz” y  de  la política nacional, como si el ambiente  no lo fuera.


·        Los actores armados

·        Que en sus torpes actos de guerra que solamente benefician a  enemigos de la paz también atentan contra el ambiente.

Y lo más grave, la indolencia, la indiferencia ciudadana

·        Una sociedad nacional y comunidades unas comunidades locales idiotizadas, anestesiadas,  indiferentes, permisivas, indolentes;

·        insólito que regiones hace pocos meses inundadas ahora sufran de sed porque sus habitantes  no hicieron algo por contener o  represar un poco de agua cuando la tuvieron y la volverán a tener a su disposición, casos evidentes como los del Sur del departamento del  Atlántico son bien conocidos;

·        permiten que  los gobiernos municipales sigan dilapidando en arena y cemento sus recursos de  libre inversión y muchos de gestión sin que los reorienten con eficiencia y transparencia hacia lo más importante del presente y del futuro, el ambiente;

·        siguen eligiendo políticos corruptos que hacen del patrimonio público un botiquín de enriquecimiento ilícito sin ejercer sus derechos para que se dé prioridad a la transparencia en la inversión pública y en las  actividades ambientales ni para imponer condiciones a los candidatos como muy bien lo pueden hacer por derechos constitucionales y legales;

·        en fin, los problemas persisten por que la sociedad es permisiva, omisiva, indiferente.


Pueblo  indolente, actúa, despierta, levántese contra su indolencia, contra sus gobiernos locales, contra la clase política, nada exige hoy  mayor interés del Estado y de la Sociedad que la recuperación del ambiente en cada lugar en cada territorio en el País;  es urgente fortalecer la red y la movilización por el ambiente y contra todos quienes conspiran contra él.

Miércoles 6 de Agosto cuatro de la tarde, Plaza de Bolívar de Bogotá a ver cuántos llegamos  si somos por lo menos diez, ya seremos más que dos.


Y nuestras  organizaciones sociales y  comunales en el territorio qué?
·        Cuantas veces se han reunido en nuestra comunidad para reflexionar, analizar y proyectar soluciones a los problemas ambientales y alimentarios;
·        tendrá sentido seguir obsesionados en obras de arena y cemento en veredas, barrios y  poblados cuando el agua y en consecuencia la comida están desapareciendo de nuestro entorno y pronto tendríamos que abandonar los terruños por los que tanto se ha trabajado?.
·        tendrá explicación histórica seguir conviviendo con gobernantes locales, regionales y nacionales que no obstante la gravedad del problema se limitan a expresiones hipócritas de asombro sin que hagan el mínimo esfuerzo por reorientar todas sus capacidades institucionales y económicas a construir soluciones?.
 ·        Es explicable tanta  omisión ante el problema o por lo menos sentimos un poco de vergüenza histórica con las nuevas generaciones por la indiferencia?.

Y qué podremos hacer desde las comunidades campesinas:
·        De inmediato  elaborar planes de compromiso para que cada finca en donde tenga posibilidades geológicas construya pequeños o grandes diques, lagos o represas para que cuando lleguen las lluvias parte del agua se quede allí para mitigar futuras sequías. Por ejemplo es vergonzoso que regiones hace poco más de un año totalmente inundado hoy sufran de sed por que no han tenido la capacidad de contener parte del agua ya con su propio trabajo o por que así lo han exigido a sus gobiernos.
Esta actividad de construcción de represas se  podría iniciar volviendo a viejas prácticas de actividad comunitaria como la mano prestada, la minga y el convite, es decir hoy todos a mi predio, mañana todos al vecino.

·         Establecer compromisos para que las fincas dejen enyerbar o recuperar por lo menos la tercera parte de sus propiedades hoy convertidas en potreros estériles y a partir de allí generar actividades de re-arborización comprometiendo a las comunidades, colegios e instituciones urbanas.  El dueño de las tierras debe entender que sus propiedades perderán todo valor su pierden lo vital, el agua.
·        Intensificar las campañas por la no quema  bajo máximas como: quemar los bosques es igual a quemar a los hijos; cortar un árbol es igual a cortar los pies a los hijos; vender el voto es igual que vender a los hijos  y a las nuevas generaciones.
·        Comprometer a cada familia rural y urbana en intensificar las huertas caseras de por lo menos media hectárea en el campo y del espacio disponible en la ciudad, en  la perspectiva de blindar la seguridad alimentaria de la población ; también para mejorar la salud con verduras, hoy deteriorada por el excesivo consumo de harinas y grasas  y también por que las huertas caseras rurales por su verde son garantía de recuperación de agua.

Y que hacer desde las organizaciones y comunidades urbanas?.
Las comunidades urbanas pareciera no darse por enteradas de que el tema ambiental también es con ellas, pues son las más perjudicadas ante la agudización del problema, ya la tercera parte de los municipios de Colombia no son viables a futuro por suministro de aguas  y muchos ni lo saben. Por eso lo mejor que pueden hacer estas  es comprometerse a fondo con las  organizaciones rurales en la construcción den sus represas, re-arborizaciones y huertas caseras fundidos todos en el plan de desarrollo comunitario.
Las  jornadas de trabajo al campo que deben ser promovido primero por las propias organizaciones, pero también por lo gobiernos locales, colegios, centros educativos e instituciones públicas y privadas.
Actuemos ya que mañana puede ser demasiado tarde.

 Y que hacer en las elecciones con estos temas?.

Las comunidades a partir de sus veredas, corregimientos y centros poblados deben construir sus planes de desarrollo comunitarios de que habla la Ley 1551 de 2012 en  los artículos 6 y 32, planes que se deben centrar en la construcción de lagos o mini represas en las fincas, re-arborización de cuentas y construcción de huertas caseras, con  estadísticas de cada comunidad convertidas en planes de desarrollo en los que si bien su garantía será el trabajo de las comunidades, también deben contar con el aployo de los presupuestos municipales, departamentales y nacionales.
El objetivo debe ser menos recursos para la arena y el cemento, más y en lo posible todo lo de libre inversión para asegurar el agua y la comida de los pueblos y del País, es que con lo que se paga para pavimentar cien metros de de una vía se podrían pagar  mil o más horas de maquinaria para construir los lagos o mini represas de tres o cuatro veredas.
Que todas las organizaciones comunales y sociales desde los corregimientos, centros poblados y municipios elaboren sus planes de desarrollo comunitario con estas prioridades y solamente apoyen a candidatos que suscriban actas ante notarios con estos compromisos.
Si existen soluciones, debemos asumirlas con dignidad, organización, planeación y buen acuerdo y reflexión comunitaria.
Sometan estas ideas en sus asambleas locales y municipales con la seguridad que construirán grandes opciones de futuro.


GUILLERMO A. CARDONA MORENO