domingo, 16 de febrero de 2014

EL VOTO EN BLANCO, NO ES LA ÚNICA OPCIÓN DE VOTO PROTESTA.

Por: Miguel Antonio Galvis *

Con muchísima admiración y respeto, por sus promotores y por quienes van a votar en blanco el próximo 9 de marzo, fecha en que se elige el nuevo Congreso de la República. En verdad, existen muchas razones para castigar a los políticos tradicionales, especialmente a quienes hacen parte de la Mesa de Unidad Nacional y se intentan reelegir con gran cantidad de mermelada; una forma puede ser invitando a votar en blanco. Para que esta opción de protesta tenga un efecto jurídico se requieren por lo menos 6 millones de votos. La historia reciente nos ha mostrado que en el mejor momento el voto independiente y libre se ha expresado con 3.5 millones de votos en una elección presidencial (Mockus + Fajardo).

No obstante, creo que al no existir una opción política de renovación coherente en el imaginario de los electores de opinión, el voto en blanco jugará un papel de protesta e inconformidad válido.

Con respeto por los colombianos que quieren renovar la política, me permito proponerles una opción más modesta pero que también representa un voto castigo a la clase política, enquistada en los poderes públicos con maquinarias clientelistas, corrupción y politiquería. A continuación presento 10 razones por las que votaré al Senado de la República, apoyando también la renovación política y castigando la corrupción y la politiquería:  

1.   Voto por un proyecto político colectivo, en un país donde la política se ejerce a través del apoyo electoral a personalidades y caudillos, tanto en la derecha, el centro y  la izquierda. Voto por el proyecto político de las ciudadanas y ciudadanos de a pie, que valoran la organización y los proyectos colectivos, y no creen en el “mesianismo”.

2.  Voto por un proyecto político construido desde los municipios y los departamentos, en un país donde todos los partidos existentes se han creado por las élites desde Bogotá.

3.  Voto por un proyecto político independiente, que ha posibilitado la participación política por fuera de las élites y las maquinarias clientelistas tradicionales en los municipios, los departamentos y en el escenario nacional, sin afanes de protagonismo. Prueba de ello, han sido las Alcaldías de Antanas Mockus, Sergio Fajardo y Alonso Salazar.

4.   Voto por el partido que ha apoyado con independencia y coherencia los diálogos de paz del actual gobierno con las FARC y el ELN, apoyó la aprobación de la ley de víctimas y restitución de tierras, sin necesidad de ingresar a la Mesa de Unidad Nacional y sin disfrutar de las mieles de la mermelada clientelista.

5.  Voto por un proyecto político que ha sido coherente en su espíritu independiente, sin realizar alianzas electorales con el Uribismo (ultraderecha) para intentar ganar alcaldías, o ahora la presidencia de la República.

6.   Voto por una expresión política que por más de 23 años se ha sabido mantenerse por fuera de la corrupción política, la penetración de los grupos al margen de la ley, y el narcotráfico.

7.  Voto por un partido político que nació con la Constitución de 1991, y representa hoy una expresión de las minorías étnicas, culturales y políticas, en un contexto donde los partidos de la unidad nacional buscan eliminar las minorías, el pluralismo y regresar al bipartidismo.

8.   Voto por el partido político que propuso la creación de la SILLA VACÍA POR CORRUPCIÓN (Proyecto de Acto Legislativo 02 de 2013), que los partidos de la unidad nacional no quieren aprobar.

9.   Voto por el proyecto político que le apuesta a la “Cultura de la Legalidad y la postulación de ciudadanos ejemplares para ocupar los cargos de elección popular”. El no tener inhabilidades legales no es suficiente para aspirar en este partido.

10.  Voto por un proyecto político donde se ejerce a plenitud el derecho a la democracia, los militantes del partido deciden sus candidatos y programas municipales y departamentales, no se los imponen los congresistas o directivos nacionales.

Por estas razones, con el fin de contribuir a la renovación de la política en Colombia, el 9 de marzo votaré al Senado por la Circunscripción Especial Indígena (parte inferior del tarjetón), por el partido ALIANZA SOCIAL INDEPENDIENTE, ASI.  


Invito a todas las colombianas y colombianos de a pie, que deseen ejercer su derecho ciudadano de sufragar, que quieran castigar a las élites tradicionales por su comportamiento corrupto, y por legislar en beneficio de sus pequeños intereses y de quienes financian sus campañas en los municipios, los departamentos y la nación, a apoyar el proyecto político que enarbola cuatro principios básicos: “No robar, No matar, Amar la naturaleza y Ser comunidad”.

El voto protesta, no sólo es el voto en blanco.


* Veedor Nacional del Partido Alianza Social Independiente, ASI.