sábado, 20 de junio de 2015

QUIEREN PAZ, PERO RAPIDITO

Por Miguel Galvis

Para mantenerse vigente en el escenario político, parece que lo más rentable es conspirar contra el proceso de paz. Una nueva voz se suma al derechista coro “Queremos Paz, pero sin impunidad”, ahora desde el centro–izquierda, debuta “Queremos Paz, pero rapidito”.

Adicionalmente, están proponiendo una séptima papeleta, para que el pueblo soberano le imponga un mandato al Gobierno y a las FARC, en la Mesa de la Habana. Sin una clara intencionalidad, más allá de su protagonismo, proponen que de no construir un acuerdo definitivo en 9 meses, el 9 de abril de 2016, día nacional de las víctimas, deben pararse de la mesa de negociaciones y mantenerse en la confrontación bélica, es decir que por mandato popular siga el baño de sangre afectando a los más débiles y vulnerables de la sociedad colombiana.

Rápidamente, con toda seguridad recibirán el apoyo del Señor Procurador, Alejandro Ordoñez, la Dra. Marta Lucia Ramírez, el Dr. Carlos Holmes Trujillo y de Oscar Iván Zuluaga, su jefe y toda su bancada.

Lo triste es que ya son dos los sectores que quieren hacer protagonismo político, tirándole piedra a la aparentemente frágil balsa de la paz, uno desde la derecha, y ahora otros desde el centro y la izquierda.

Sin embargo, hay que ser justos, a diferencia de lo que ocurre en el Partido Centro Democrático, donde su bancada en el congreso actúa de manera monolítica en contra del proceso de paz, en el Partido Alianza Verde, hay voces que creería, que no van a acompañar esta aventura mediática, me refiero a la Representante a la Cámara por Bogotá, Ángela María Robledo, trabajadora incansable en defensa del proceso de paz, y el Exsenador John Sudarsky, que son exponentes de la escuela que lidera el Profesor Antanas Mockus y apoyan el proceso de paz imperfecto, complejo y aún prolongado, es mucho mejor que la guerra.

Ver debate en la silla vacía.